Hablando de Scrotal Recall en Rúas Magazine

0 comentarios
El canal británico Channel 4 emitió a principios de este otoño una comedia romántica superior en calidad y contenido a la oleada de series norteamericanas decididas a recoger el testigo de How I Met Your MotherScrotal Recall, serie creada y escrita por Tom Edge. sigue los pasos de Dylan (Johnny Flynn), un veinteañero soñador y romántico que al descubrir que tiene una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) decide contactar con todas sus parejas sexuales de los últimos años. 

Para leer más pincha aquí

Share/Bookmark

Oliver y Barry

0 comentarios

La semana pasada los fans del arquero esmeralda y el corredor escarlata pudimos ver el crossover más esperado de esta temporada, el que unía a Flash con Arrow mediante dos capítulos: Flash VS Arrow y The Brave and The Bold. El primero transcurría en Central City, hasta allí se desplazan Ollie, Felicity y Diggle siguiendo la pista de un misterioso asesinato relacionado con un búmeran. Barry convence a Ollie para trabajar en equipo pero las cosas no serán nada sencillas ya que Flash se enfrentará a un meta-humano llamado Chroma capaz de controlar la ira de las personas y hacerlas enloquecer de rabia. En el segundo capítulo, The Brave and The Bold, son Barry, Caitlin y Cisco los que visitan Starling City para ayudar a Ollie a luchar contra un ex-miembro de ARGUS con sed de venganza. Para la serie del arquero ese capítulo supuso su segundo mejor dato tras el piloto registrando 3,9 millones de espectadores y marcando un 1,4 en los demográficos. 

Lo más interesante de este doble crossover es la inevitable comparación entre Arrow y su spin-off porque, aunque pertenecen al mismo universo y a la misma cadena televisiva, son productos diferentes aunque complementarios. Arrow, con tres temporadas a sus espaladas, ha demostrado ser una serie arriesgada y oscura, expeditiva y cruel, capaz de crear arcos narrativos de  largo recorrido y de dar cancha a sus secundarios sin renunciar nunca a su condición de vehículo de entretenimiento adulto pero sencillo. The Flash, con nueve capítulos en su currículum, se distancia de su hermana mayor en el tratamiento de personajes y en el tono elegido para contar la historia del hombre más rápido del mundo. La serie de Barry Allen es un producto más ligero, menos sombrío y menos tétrico. Busca ser más relajada, más divertida y menos agresiva a la hora de tratar a los enemigos del héroe. The Flash es, como su protagonista, una luz al final del túnel, un canto a la esperanza, a lo imposible. Es la historia de un hombre corriente que solo quiere ayudar a los demás. 

Si seguimos comparando, las ciudades donde viven nuestro héroes no se parecen en nada porque Central City no es un lugar corrupto y degenerado como Starling City. La ambientación elegida para los universos de Ollie y Barry es bastante diferente, los verdes apagados, los tonos oscuros, los grises que pueblan Starling City poco tienen que ver con los rojos y amarillos que decoran Central City, un lugar mucho más luminoso y armónico. 

Es lógico que el tono y la atmósfera de ambas series difiera porque Barry no ha sufrido ni la mitad que Ollie, y Caitlin y Cisco son mucho más inocentes e inocuos que Felicity y Diggle. Además, no tendría sentido que el spin-off fuese un calco de la serie madre porque necesita encontrar su propia voz para encontrar su propio público. Hay gente que ve ambas series pero también hay gente que prefiere las aventuras del arquero a las del corredor y viceversa. 

En un momento de The Brave and The Bold, los ayudantes de los héroes se reunen en el Verdant para tomar algo y conversan sobre lo diferentes que son sus vidas y sus trabajos. todos hacen los mismo, salvan vidas, ayudan al inocente, encierran al malvado pero mientras que en el universo de Arrow eso implica perder a familiares y amigos, lidiar con terroristas, sufrir por amor y sacrificar partes de uno mismo por un bien mayor; en el mundo de Barry les ponen nombres curiosos a los meta-humanos, toman café y nunca se plantean torturar o matar a alguien. Ollie es capaz de hacer cosas moralmente reprobables, Barry se siente incapaz de ir por ese camino. Ambos son héroes pero con diferentes formas de entender su trabajo y diferentes formas de llevarlo a cabo. Los personajes son conscientes de sus diferencias y la conversación parece sacada de la habitación de guionistas.

Me gusta que The Flash siga un camino diferente al de Arrow, aunque todos sabemos que la jugada les ha salido muy bien a Ollie y su equipo. Puede que The Flash sea más ligera, más liviana y menos madura que Arrow pero es amena y cuando empiece a desplegar toda su mitología y a integrar más personajes del universo DC como Firestorm será un entretenimiento de lo más estimulante. 

Share/Bookmark

We Wishlist a Merry Xmas - Fnac

0 comentarios

Si no se te ocurre que regalar en Navidad, Fnac te propone el "Inspirador de Regalos", cuyo enlace e imagen tenéis debajo, con el que aumentarás tus posibilidades de acertar con tu regalo a tus amigos, familiares, conocidos... Este año se reparte un premio de 2015 euros, un premio al mejor post de 515 euros, y 10 premios de 150 euros para gastar en Fnac.es.  Y como los años anteriores voy a proponer mi Wishlist, por si os da alguna idea también:

Pack Doctor en Alaska (Serie completa) - 79,99 €

Pack True Detective (1ª Temporada)- 38,99 €

Pack Twin Peaks (Serie Completa) (Formato Blu Ray)- 69,99 €

Pack Breaking Bad (Serie completa)- 99,99 €

Camara Reflex Canon EOS 600D + Objetivo Canon 18-55 DC III - 515 €

Pack Carnivale: La colección completa- 38,99 €

Pack Expediente X: Colección completa (Serie y películas)- 133,99 €

Pack Tan muertos como yo (Serie completa) - 24,99 € 

The Walking Dead - 18,90 €

Pack X-Men. La saga completa (Formato Blu-Ray) Edición especial Casco - Exclusivo internet- 122,99 €

Pack Hermanos Marx Tienda de Locos, Un día en las carreras, Los hermanos Marx: en el Oeste, Una Noche en la Ópera, Una tarde en el Circo.- 23,99 €

TOTAL: 2005,95


Share/Bookmark

Hablando de Serial en Rúas Magazine

0 comentarios
¿Quién mató a Laura Palmer? Esta pregunta recorrió el mundo a principios de la década de los noventa. Casi 25 años más tarde, hay otra pregunta que recorre las redes sociales: ¿Quién asesinó a Hae Min Lee?
Serial es un podcast que tiene en vilo a millones de seguidores en Estados Unidos y que desde su estreno, el pasado mes de octubre, se ha convertido en un fenómeno de masas que ha traspasado fronteras llegando a convertirse en el podcast más popular en países como Australia, Canadá, Reino Unido, Sudáfrica o Alemania.
Para leer más pincha aquí

Share/Bookmark

Brooklyn Nine-Nine, la comisaría que apostó por la coralidad

0 comentarios
La cosecha de comedias del año pasado fue pobre, de las propuestas presentadas por las diferentes cadenas solo tres consiguieron captar mi atención: Mom, The Crazy Ones y Brooklyn Nine-Nine. La primera se salvó por Allison Janney, diosa capaz de dar lustre a una sitcom ramplona que sobrevivió a la cancelación gracias al éxito de las otras series de Chuck Lorre porque una media de siete millones de telespectadores no es una cifra que agrade a la CBS. The Crazy Ones, también de la CBS, fue cancelada a pesar de sus innegables virtudes. Y para terminar, Brooklyn Nine-Nine, serie de la que me propongo halar hoy, comenzó titubeante en la Fox marcando unas audiencias de cerca de entre tres y cuatro millones de telespectadores pero ganándose el favor de la cadena gracias a sus nominaciones y premios (Globo de Oro al mejor actor de Comedia para Andy Samberg y Globo de Oro a la mejor comedia).

En sus inicios esta serie creada por Mike Schur y Dan Goor, responsables de Parks and recreation, no me convenció pero logró conquistarme en su último tramo cuando rebajaron, un poco, el protagonismo de Andy Samberg. Brooklyn Nine-Nine pretendía ser el vehículo de lucimiento Samberg, cómico conocido por su paso por el mítico Saturday Night Live, y que, con esta serie, pretendía igualarse a Tina Fey y Amy Poehler. Lo ha logrado? Él no pero la serie está un peldaño de igualarse a mi queridísima Parks and recreation. Samberg es bueno en pequeñas dosis; es un buen comediante, un genial imitador, un actor tremendamente físico que, como Jim Carrey, puede sorprender en papeles dramáticos como demostró en Celeste and Jesse Forever. En Brooklyn Nine-Nine su sobrexposición, su patente protagonismo ahogaba un producto que pedía a gritos apostar por la coralidad aprovechando el potencial de las demás piezas de la comisaria. Cuando la serie fue consciente de esa necesidad empezó a mejorar, alcanzando cotas de genialidad y desenfreno de alta potabilidad. Un ejemplo de esto sería el capítulo de Halloween de la segunda temporada, se trata de un episodio bien armado, sólido, original y divertido; con un André Braugher que merece un monumento.

El capitán Ray Holt, interpretado por Braugher, dirige la alocada comisaría donde se desarrolla la acción y bajo su mando sirven os detectives Jake Peralta (Samberg), Amy Santiago (Melissa Fumero), Rosa (Stephanie Beatriz),  Broyle (Jo Lo Truglio) y el resto de la tropa: el sargento Terry (Terry Crews), los patéticos Hitchcock y Scully y  la secretaria Gina (Chelsea Peretti). El capitán es el mejor personaje de la serie, se integra bien en cualquier trama, funciona tanto solo como acompañado, ha desarrollado relaciones con diferentes niveles de intimidad con todos los personajes y es cómico sin esforzarse en serlo. Su vida personal y su pasado están más trabajados que el del resto de personajes y, para colmo, su némesis es Kyra Sedgwick. ¡Qué momento verles pelearse por la grapadora!

Otros aciertos de la serie fueron abandonar la obsesión de Trujillo por Rosa y apostar por más minutos en pantalla del dúo Scully-Hitchcock. Con esto todo el reparto tenía oportunidad de brillar en cada episodio y Samberg, sin renunciar a ser el epicentro de las tramas y el protagonista de la historia, cedía tiempo, gags y frases a sus compañeros. Brooklyn Nine-Nine apostó por la coralidad y acertó de pleno. 

La segunda temporada está dejando varios capítulos memorables: Halloween II, Lockdown o USPIS. Las estrellas invitadas que están apareciendo funcionan dentro de la la locura de esa comisaría neoyorquina (Kyra Sedgwick, Eva Longoria, Ed Helms). Brooklyn Nine-Nine ha sabido encontrar su tono, ha crecido y pulido sus defectos perfeccionando una fórmula abocada al éxito. 

Share/Bookmark

Cinco parejas de 2014

0 comentarios
Recojo la idea del post de El Diario de Mr. MacGuffin y elijo mis cinco parejas favoritas de este año. Allá vamos. 

El Doctor y Clara (Doctor Who)

Lo más interesante de la octava temporada de Doctor Who ha sido el descubrimiento de Clara Oswald. El personaje dejó atrás su condición de puzzle sin contenido para convertirse en una joven decidida, testaruda, controladora y manipuladora que conectó, no sin dificultades en los primeros compases, con la nueva encarnación del Doctor. Capaldi y Coleman están estupendos, lástima que las tramas pocas veces estuvieran a la altura de su talento. El Doctor encontró una compañera capaz de hacerle dudar, de ponerle en entredicho, de gritarle cuatro verdades y de extorsinarle. Clara es tan fuerte y decidida como el Doctor, y él necesitaba una compañera de viaje que destacase por su carácter, una nueva Donna Noble en la TARDIS. Añadir que ambos actores están muy dotados para la comedia física y que Moffat ha sabido explotar esa habilidad para regalarnos momentos muy divertidos. 


Henry Morgan y Abe (Forever)

Desde el piloto comprobamos que la dinámica existente Henry y Abe, ese impagable Judd Hirsh, es fluida, natural y fresca. Este dúo entona la nota más cómica y emocional de Forever. Pronto descubrimos que Abe fue adoptado por Henry durante la Segunda Guerra Mundial y aunque él lo crió, con el tiempo se ha producido un curioso intercambio de roles. La relación padre e hijo resulta enternecedora y muy creíble. Los momentos en los que comparten pantalla son lo mejor de este procedimental resultón que recuerda demasiado a la fallida New Amsterdam.


Gretchen y Lindsay (You're the Worst)

Esta fue una de las series revelación del año y una de las comedias más efectivas y sinceras de los últimos tiempos. Gretchen y Lindsay son dos cuasi treintañeras insatisfechas y superficiales con unos principios tan esquivos como el insoportable correcaminos de Chuck Jones. Sus años locos fueron muy locos y aunque Lindsay parece haber sentado la cabeza al casarse añora y envidia la libertad de la que disfrutan Gretchen. Sus charlas y apreciaciones sobre las relaciones en la actualidad no tienen desperdicio. Resulta curioso que ninguna de las dos es feliz haciendo lo que creen que se espera de ellas, ni Gretchen viviendo la vida loca ni Lindsay jugando a las casitas en los suburbios. Además, me encantan sus pequeños rituales como ir a probar montones de sabores de helado y no llegar a comprar ninguno. 


Kalinda y Diane (The Good Wife)

Aún no estoy al día con la sexta temporada pero añado a estas dos mujeres a la lista porque durante el tramo final de la quinta nos regalaron grandes momentos. Desde el momento en el que Will desapareció de la serie, Diane tuvo que lidiar con una jauría de hienas dentro de su propio bufete. Kalinda se mantuvo a su lado para ayudarla, para asesorarla, para facilitarle las cosas. La fidelidad y el compromiso de Kalinda para con Diane fue absoluto durante esos capítulos. Tras el fatídico Dramatics, Your Honor; los guionistas apostaron por un Thelma y Louise en Lockhart&Gardnert protagonizado por la investigadora amante de las chaquetas de cuero y la mejor risa de la pequeña pantalla. 


Pam y Eric (True Blood)

La séptima temporada de la serie vampírica de la HBO no tiene pies ni cabeza pero durante los 10 capítulos que sirvieron para despedir Bon Temps se desarrolló un curioso spin-off interno: el show de Pam y Eric alrededor del mundo. Ambos personajes, viven su propia aventura paralela en busca de venganza y acaban convertidos en empresarios de éxitos. Puede que su particular odisea pecase de repetitiv, ¿cuántas veces los vimos encadenados y a punto de morir? Perdí la cuenta en Texas pero los one-lines de Pam, el encanto de Eric, el humor que destilaban sus interacciones y la indudable química de ambos personajes hicieron más llevadero el epílogo de True Blood. Ah, y no olvidemos ese flashback a los ochenta cuando ambos regentan un videoclub y conocen a Ginger.



Share/Bookmark

Opinando sobre What We Do in the Shadows para Rúas Magazine

0 comentarios
What We Do in the Shadows llega a Cineuropa avalada por su éxito en los festivales de Toronto y Sitges. Rara vez el cine neozelandés consigue traspasar sus fronteras pero este film escrito y dirigido por Jemaine Clement (Flight of the Conchords, Men in Black III) y Taika Waititi, ha logrado atraer la atención del público gracias a su hábil combinación de humor y terror.


Share/Bookmark

Hablando de Transparent para Rúas Magazine

0 comentarios
Transparent es una obra sorprendente que logra trascender su condición de producto audiovisual para -a través de un guión y unas interpretaciones sólidas- convertirse en un fresco sobre la aceptación, la diversidad, la familia y la madurez. Sin trucos ni artificios, la propuesta de Jill Soloway, afronta cuestiones filosóficas de primer orden conectadas con la sociedad y la época en la que vivimos sin dejar de abordar cuestiones de carácter intemporal relacionadas con el concepto de individuo, del sentido del cambio y de la esencia del ser.


Share/Bookmark

La ascensión de Felicity Smoak

2 comentarios
Los seguidores de Arrow saben que parte del éxito que la CW tiene entre manos se debe a Felicity Smoak (Emily Bett Rickards). La serie, consolidada como una de las propuestas más frescas de la actual parrilla televisiva, decidió explotar todo el potencial de un personaje que pasó de episódico a regular gracias a su encanto, gracia y eficacia. Felicity llenó un espacio que pedía a gritos ser cubierto, la nerd que ayuda al héroe. Gracias a los fans, que vieron la chispa, y a unos hábiles guionistas que no dudaron en avivarla, se desarrolló una simpática tensión sexual no resuelta entre Felicity y Oliver. Los shippers de Ollicity vieron cristalizar esa tensión en el primer capítulo de la tercera temporada con una cita desastre y un beso. La química entre Ollie y Felicity es natural y espontánea; rasgos básicos del carácter de esta informática de colorida vestimenta. Además, ambos personajes juntos resultan más creíbles y divertidos, ya sea como pareja o como compañeros de aventuras, que Ollie y Laurel. 

Tras comprobar que los sentimientos de ella son correspondidos por el arquero esmeralda nos quedamos con la miel en los labios ante la imposibilidad de verlos juntos. Aunque ambos reconocen su amor, él se siente incapaz de tener una relación con Felicity porque el riesgo y la pérdida son una constante en su vida. Oliver es un héroe y ese camino está condenado a la soledad. 

Después de ese varapalo emocional, Felicity decide hacer unos cuantos cambios en su vida porque todo su mundo no puede girar en torno a un carcaj cargado de flechas. Por eso acepta el puesto que le ofrece Ray Palmer y, por eso, visita a Barry en Central City. La conversación que sostiene con el hombre más rápido del mundo al final de Going Rogue nos hace entender que se resigna a no estar con Oliver pero, que aún así, le sigue queriendo.

El futuro del personaje en la serie pasa por asumir plenamente su meteórico ascenso laboral, por acercarse a Ray Palmar para ayudarnos a conocerlo mejor y por gestionar con tacto su relación con Ollie y el equipo. Mantenerla como nexo de unión con The Flash, la otra serie de superhéroes de la cadena, es un movimiento muy hábil y espero Felicity regrese a Central City para seguir aconsejando a Barry o simplemente para charlar. 

El ascenso de Felicity Smoak de episódica a interés romántico del protagonista es trepidante, de estar sentada tras una mesa ha pasado a seguir los movimientos del arquero desde un espectacular despacho con vistas. Desde su primera aparición ha ido ganando en profundidad y complejidad. Su eso en la trama se hizo mayor a medida que el grupo del justiciero se asentaba, eso ayudó a que la dinámica entre Ollie, Diggle y Felicity fuese más efectiva y orgánica. Esa relación de equipo sirvió para que los tres ganasen credibilidad y fuerza como personajes, ayudando a pulir aquellos aspectos de los mismos que no llegaban a encajar. Curiosamente, esa interacción ha hecho mucho más por Felicity que por Oliver o Diggle. Tanto es así, que hay momentos en los que llega a eclipsar al resto del reparto con su mera presencia.

El meteórico ascenso de Felicity dentro de la serie no es un caso único. Podríamos elaborar una curiosa lista con personajes que acabaron formando parte del reparto regular aunque en su origen estaban pensados para aparecer en uno o dos capítulos. Personajes que gracias a su encanto, atractivo y carisma acaban haciéndose un hueco en el corazón de los seguidores. En esa lista aparecerían el Dean Pelton de Community, Andy Dwyer de Parks and Recreation, Boyd Crowder de Justified, Benjamin Linus de Lost y, por supuesto, Spike de Buffy The Vampire Slayer.  

Share/Bookmark

Grantchester, el sacerdote que resuelve crímenes

2 comentarios

La ITV tiene un nuevo drama en antena, se trata de Grantchester, un drama ambientado en 1953 centrado las aventuras de Sidney Chambers (James Norton), un joven sacerdote anglicano que además de encargarse de la pequeña iglesia de la localidad ayuda al inspector Geordie Keating (Robson Green) a resolver crímenes. La serie está basada en las novelas de James Runcie, hijo del antiguo arzobispo de Canterbury, y consta de seis capítulos.

Sidney (James Morton) fue soldado de la Guardia Escocesa en la Segunda Guerra Mundial, bebe whiskey y cerveza, fuma, le gusta el jazz y es demasiado guapo como para ser sacerdote. Además, está enamorado de Amanda Kendall, una amiga de la infancia que le corresponde pero que va a casarse con otro hombre. La trama amorosa se desarrolla poco a poco a medida que va avanzando la temporada. A pesar de la evidente atracción que existe entre Sidney y Amanda su amor parece que nunca podrá convertirse en algo real y tangible.

James Norton se pone en la piel de un personaje diametralmente opuesto al que interpretó en Happy Valley. Ahora es un hombre angustiado por los recuerdos del pasado y preocupado por el bienestar de sus feligreses. Aunque eligió ser sacerdote parece que esa vida no le llena plenamente y por eso acaba resolviendo crímenes junto al inspector Keating. La relación que se establece a lo largo de la serie entre Chambers y Keating discurre de manera natural y creíble, aunque sus vidas son muy distintas comparten rasgos y experiencias que acaban por unirlos: ambos estuvieron en la guerra y conocen el horror, ambos beben para intentar acallar los recuerdos de aquella época, ambos creen en la justicia y en el trabajo bien hecho; y ambos tienen buen olfato para la investigación. Keating es más brusco y directo, Chambers más observador e intuitivo. Cada capítulo enfrenta a este dúo con un nuevo misterio. El hecho de que Sidney sea sacerdote, unido a su carisma y encanto natural, le permite llegar con facilidad a los sospechosos y los testigos, puede preguntar sin levantar sospechas ni suspicacias y tiene acceso a lugares donde la policía nunca es bien vista.

Entre los secundarios de Grantchester se encuentra la señora Maguire, la severa y malhumorada ama de llamas de Chambers. Una mujer que conoce la Biblia y que siempre no se muerde la lengua a la hora de opinar. Cuida la casa, hace la comida y se preocupa de la salud, la moral y la vida amorosa del protagonista. Leonard Finch, interpretado por Al Weaver, es un sacerdote novato que se instala con Sidney en Grantchester para aprender el oficio y que tiene serias dudas morales sobre “el otro trabajo” de su compañero. También tenemos que mencionar a Dickens, el precioso labrador negro que acompaña a Sidney en sus paseos en bici por los preciosos paisajes de Grantchester.

Una serie sencilla, sin ambiciones, bien hecha y ambientada. Un producto de misterio con un protagonista carismático y magnético que se desenvuelve con soltura fuera de su elemento. El personaje de Sidney es sólido y complejo, la construcción del mismo está muy lograda pero, en contraposición, el personaje de Keating apenas está esbozado. Sabemos muy poco de este policía con familia numerosa y problemas con la bebida. Esperemos que profundicen más en su pasado, en su carácter y en su relación con Sidney.

Tras ver tres de los seis capítulos de la primera temporada constato que Grantchester tiene potencial para convertirse en una gran serie pero por ahora se conforma con ser un producto bien hecho y mejor filmado que no acaba de explotar totalmente el buen material con el que cuenta. 

Share/Bookmark
Related Posts with Thumbnails
Copyright © Como un fénix